jueves, 16 de febrero de 2012

Suma y sigue!!

Huertung@s, en febrero y marzo seguiremos cuidando de nuestras huertas
Ampliando además con...

Guisantes (en plantel): 

El guisante es un cultivo de invierno-primavera. Según las regiones, puede sembrarse en otoño, prolongándose su ciclo hasta finales de primavera; también puede sembrarse en enero-febrero, llegando su ciclo hasta el comienzo del verano.
Dado que es una especie que tolera bien las bajas temperaturas invernales, incluyendo las heladas, puede adaptarse el ciclo de cultivo a los requerimientos de cada zona. 
La planta se puede helar con temperaturas por debajo de -3 ó -4ºC por lo que es necesario proteger con plástico o tela térmica. Su crecimiento durante los meses fríos será lento. 

Necesita tierra que quede suelta, bien aireada y mullida.
No es conveniente estercolar.
No necesita mucha humedad y los riegos han de ser moderado.

(A tener en cuenta) Oidio del guisante (Erysiphe poligoni D.C.):  
Las plantas afectadas se cubren con un polvo blanquecino que ocupa el haz de los foliolos y estípulas, e incluso un ataque muy fuerte invade los tallos y vainas; posteriormente aparecen sobre el polvo blanquecino unos puntos de color pardo en los que se encuentran las esporas que mantienen la enfermedad y serán responsables de la propagación de la enfermedad durante la fase favorable a su desarrollo. Se recomienda para ello aplicar un tratamiento (con spray) de leche diluida en agua (medida de leche por agua: 1x 10)


Ajos:  

El cero vegetativo del ajo corresponde a 0ºC. A partir de esta temperatura se inicia el desarrollo vegetativo de la planta. Hasta que la planta tiene 2-3 hojas soporta bien las bajas temperaturas. Para conseguir un desarrollo vegetativo vigoroso es necesario que las temperaturas nocturnas permanezcan por debajo de 16ºC.
En pleno desarrollo vegetativo tolera altas temperaturas (por encima de 40ºC) siempre que tenga suficiente humedad en el suelo.

Los suelos deben tener un buen drenaje. suelo sin encharcarse.

No es recomendable plantar ajos detrás de ajos, cebollas o cualquier especie perteneciente a la familia Liliaceae. Tampoco es recomendable cultivar ajos después de remolacha, alfalfa, guisantes, judías, habas, espinacas, ni después de arrancar una viña o una plantación de frutales.
Los cultivos precedentes al ajo que se consideran más adecuados son: trigo, cebada, colza, patata, lechuga, col y pimiento.

Labor de arado profunda (30-35 cm), seguida de 2 ó 3 rastreadas cruzadas.

La profundidad a la que se planten dependerá del tamaño del bulbillo, aunque suele ser de 2-3 cm ó 4 a lo sumo..

Se suele realizar siembras en  noviembre, diciembre y enero. Aunque puede cultivarse practicamente durante todo el año, si se hace fuera de temporada obtendremos menos dientes por cabeza


Perejil:

Aunque el perejil prefiere los climas cálidos, resiste bien el frío. En consecuencia, se puede cultivar, prácticamente en todo tipo de climas.

Se adapta a cualquier tipo de terreno. Prefiere los profundos, sueltos, frescos, provistos de materia orgánica muy descompuesta y limpia de malas hierbas. En tierras ligeramente ricas en materia orgánica, que se rieguen regularmente, puede producir buenos rendimientos. 

 La buena textura del suelo se consigue con una labor profunda antes de la siembra y seguido de varias labores superficiales que lo mantengan suelto.

PROPAGACIÓN: en semillero. La siembra puede efectuarse desde últimos de febrero hasta septiembre. 
La germinación es muy lenta, tardando casi un mes en aparecer las plantitas, debiéndose mantener el suelo continuamente húmedo. La tardanza en germinar es debido a que en realidad lo que se siembra es el fruto, pequeños aquenios que cada uno contiene una diminuta semilla debiéndose pudrir su cubierta por la humedad, hasta que llegue está a la semilla.


Rabanitos: 

 Prefiere los climas templados. El ciclo del cultivo depende de las condiciones climáticas, pudiendo encontrar desde 20 días a más de 70 días.

Se siembra de asiento, preferentemente en primavera, otoño e invierno.

A los 15 ó 20 días de la siembra es conveniente aclarar las plantas, dejando los rabanitos distanciados a 5 cm y los rábanos a 10 cm.

Durante la estación invernal, se pueden dejar las plantas cierto tiempo sin recolectar desde el momento óptimo para la cosecha, pero si se prolonga demasiado las raíces adquieren un tamaño excesivo, y si llueve se rajan y después se ahuecan. En verano es necesario cosechar de inmediato, ya que se ahuecan rápidamente, especialmente las variedades tempranas


Patata: 

Ya podéis sembrarla, debéis de cortarla un día antes de plantar. La cortaís dejando un ojito hacia arriba. Ahora que sea patata de siembra.


Cebollas ( ahora la de invierno!):  

En las primeras fases de cultivo tolera temperaturas bajo cero para la formación y maduración del bulbo, pero requiere temperaturas más altas y días largos (esto quiere decir que se puede plantar ahora ya que hace frío pero enseguida llegará la primavera y ayudará en el ciclo), se cosechan en primavera para las variedades precoces o de día corto y en verano-otoño para las tardías o de día largo.

En terrenos pedregosos, poco profundos, mal labrados y en los arenosos pobres, los bulbos no se desarrollan bien y adquieren un sabor fuerte.

El intervalo para repetir este cultivo en un mismo suelo no debe ser inferior a tres años, y los mejores resultados se obtienen cuando se establece en terrenos no utilizados anteriormente para cebolla.

Es muy sensible al exceso de humedad, pues los cambios bruscos pueden ocasionar el agrietamiento de los bulbos. Una vez que las plantas han iniciado el crecimiento, la humedad del suelo debe mantenerse por encima del 60% del agua disponible en los primeros 40 cm. del suelo. El exceso de humedad al final del cultivo repercute negativamente en su conservación.

De cosecha en primavera-verano destaca la cebolla blanca  y  la  morada. Además podemos facilitaros la famosa cebolla de Fuentes del Ebro en plantero.

........................... 

Y también!!
En cama caliente podremos preparar tomates y pimientos de cara a la primavera.

Y podemos  hacer semilleros protegidos de berenjena y espinaca (deben estar protegidos hasta que termine el periodo de heladas: Mayo) 
Se debe hacer la plantación cuando la planta alcance una altura de unos 20-25 cm. Pero si os ha crecido así antes de mayo debéis plantar bajo plástico,  luego lo quitáis. No dejeís que se espiguen demasiado, se ahilan.



SALUD!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada