martes, 14 de agosto de 2012

Albóndigas de calabacín y berenjena

Estrenamos en este blog, un pequeño espacio para vuestras recetas. La idea es compartir ideas, creativas y ricas, sobre formas diferentes de preparar los maravillosos productos que nos están dando nuestras huertas. ¡Hacednos llegar vuestras propuestas para compartirlas y hacer más divertida y variada la cocina durante los próximos meses.!

Para arrancar, empezamos con una receta que nos hizo llegar Beatriz Galiana, gran amiga y en muy poco tiempo, futura huertunga en De La Tierra.

Hoy os proponemos, ALBÓNDIGAS DE BERENJENA Y CALABACÍN y os pasamos la receta de Beatriz, tal y como ella nos la hizo llegar:

“La receta de albóndigas de berenjena y calabacín consiste básicamente en hacer una pasta con estas verduras que sustituya a la carne y luego tratarla como cualquier base de albóndigas.  La salsa es la aportación de mi abuela

Para 4 personas y a lo mejor un tapper extra para el trabajo:
2 berenjenas
3 calabacines
200 gramos de champiñones
Huevo
1 Cebolla
2 Zanahoria
Ajo
Pan rallado
Harina
Aceite

Se hace una pasta con las berenjenas, los calabacines y los champiñones en crudo. No desesperar en este paso. El principio es costoso, pero en el fondo quien trabaja es la batidora. Se sala. Mientras tanto se hace un sofrito con media cebolla y un ajo y se añade a la pasta de las verduras. Cuando esté preparada se fríe en una sartén alrededor de 20 minutos. Este tiempo es aproximado porque la pasta no cambia de color, de manera que es difícil valorar el tiempo de cocción.
Una vez que se ha hecho la pasta de verduras, se espera a que se enfríe. Como podréis observar tiene cierto aspecto a la carne picada.
Y a partir de aquí, hacéis las albóndigas como os gusten. Yo las hago como me ha contado mi abuela aunque también se pueden comer con salsa de tomate.
Se añade a la pasta de verdura un huevo y pan rallado para que coja consistencia. Se hacen las albóndigas y se empanan. Se escurren en papel de cocina. Se hace un sofrito con la cebolla y la zanahoria y posteriormente se hecha una cucharadita de harina. Se espera a que se tueste. Se introducen las albóndigas y se cubre de vino blanco. Se lleva a ebullición hasta que se haga la salsa. Se corrige la sal.
Y
se comen¡¡¡¡¡
Por supuesto, si las verduras las has cultivado tú, esta receta está infinitamente más rica.”

PD-Pequeño apunte. Se agradecerán, especialmente, las recetas con calabacines. Dada la tremenda productividad de estas plantas, casi tod@s contamos con un excedente considerable y cualquier idea sobre cómo prepararlo de maneras diferentes, serán bienvenidas. J

No hay comentarios:

Publicar un comentario