lunes, 20 de agosto de 2012

Nuevas recetas con calabacín

Continuamos en el blog publicando vuestras recetas. Estas nos las envía Javier Jurado, Javi, uno de los huertungos de "De la tierra". Tienen una pinta extraordinaria, así que, ¡vamos a probar!!.

La verdad es que entre la cantidad ingente de calabacín que hemos cosechado y el gusto por la cocina italiana llevo unos meses preparando unos platos de pasta a base de este sabroso vegetal que igual encaja en las recetas que colgáis en el blog; ahí van dos de ellas muy similares pero con carácter muy propio (en ambos casos, como haréis la mayoría, dejo al menos media hora antes el calabacín ya cortado con sal gorda sobre papel de cocina para que pierda el exceso de agua):

Pasta con calabacín y zanahoria rallada:

Plato sencillo, rápido, sabroso y muy contundente que combina muy bien con cualquier tipo de pasta corta y que necesita de muy pocos ingredientes, a saber: ajo, aceite, zanahoria, calabacín y pimienta negra.
Primero se rehoga el ajo picado en abundante aceite (yo lo echo antes de encender el fuego como hacen en la cocina tradicional india para que el aceite tome el sabor del ajo, probadlo si os gusta el sabor pues la diferencia es notable) y antes que se dore rallamos un calabacín mediano y dos zanahorias por comensal (quizá un poco menos, dependiendo del hambre y si va a ser plato único o no), esperamos a que se ablande la verdura y entonces le añadimos muy poca sal (en contraste con la pasta) y abundante pimienta. Ya tenemos nuestra salsa lista para añadir a la pasta que según el gusto se puede complementar con un poco más de pimienta y/o queso parmesano.

Carbonara de calabacín

En este caso la pasta ideal sería una larga y, para mi gusto, en particular las cintas de huevo. Al igual que en la anterior se rehoga un poco de ajo al que se le añade el calabacín, esta vez cortado en cubitos y un poco de pimienta negra recién molida; una vez cocinado el calabacín retiramos la sartén del fuego y añadimos la mezcla a la pasta ya cocinada y tras ello dos yemas de huevo por comensal (la clara os puede servir para haceros una frittata o tortilla blanca sobre la sartén donde hemos cocinado el calabacín para acompañar a la pasta o para cualquier otra receta en particular postres y bizcochos) que se mezclarán muy bien sobre la olla de la pasta aún caliente (preferiblemente aún en el fuego) y que completaremos con abundante queso parmesano. Atención, es importante que no se cuajen las yemas pues la textura ideal quedará mermada. De nuevo podemos aderezar con pimienta negra al gusto.

Aparte de estas dos recetas de pasta en la cocina italiana se usa el zucchini para pizzas (junto a su flor bien lavada o con berenjena, cortadas bien finas) o a la vinagreta tras ser cocinada al grill o simplemente macerada en la mezcla de ajo, vinagre, perejil y aceite.

¡Buen provecho!

martes, 14 de agosto de 2012

Albóndigas de calabacín y berenjena

Estrenamos en este blog, un pequeño espacio para vuestras recetas. La idea es compartir ideas, creativas y ricas, sobre formas diferentes de preparar los maravillosos productos que nos están dando nuestras huertas. ¡Hacednos llegar vuestras propuestas para compartirlas y hacer más divertida y variada la cocina durante los próximos meses.!

Para arrancar, empezamos con una receta que nos hizo llegar Beatriz Galiana, gran amiga y en muy poco tiempo, futura huertunga en De La Tierra.

Hoy os proponemos, ALBÓNDIGAS DE BERENJENA Y CALABACÍN y os pasamos la receta de Beatriz, tal y como ella nos la hizo llegar:

“La receta de albóndigas de berenjena y calabacín consiste básicamente en hacer una pasta con estas verduras que sustituya a la carne y luego tratarla como cualquier base de albóndigas.  La salsa es la aportación de mi abuela

Para 4 personas y a lo mejor un tapper extra para el trabajo:
2 berenjenas
3 calabacines
200 gramos de champiñones
Huevo
1 Cebolla
2 Zanahoria
Ajo
Pan rallado
Harina
Aceite

Se hace una pasta con las berenjenas, los calabacines y los champiñones en crudo. No desesperar en este paso. El principio es costoso, pero en el fondo quien trabaja es la batidora. Se sala. Mientras tanto se hace un sofrito con media cebolla y un ajo y se añade a la pasta de las verduras. Cuando esté preparada se fríe en una sartén alrededor de 20 minutos. Este tiempo es aproximado porque la pasta no cambia de color, de manera que es difícil valorar el tiempo de cocción.
Una vez que se ha hecho la pasta de verduras, se espera a que se enfríe. Como podréis observar tiene cierto aspecto a la carne picada.
Y a partir de aquí, hacéis las albóndigas como os gusten. Yo las hago como me ha contado mi abuela aunque también se pueden comer con salsa de tomate.
Se añade a la pasta de verdura un huevo y pan rallado para que coja consistencia. Se hacen las albóndigas y se empanan. Se escurren en papel de cocina. Se hace un sofrito con la cebolla y la zanahoria y posteriormente se hecha una cucharadita de harina. Se espera a que se tueste. Se introducen las albóndigas y se cubre de vino blanco. Se lleva a ebullición hasta que se haga la salsa. Se corrige la sal.
Y
se comen¡¡¡¡¡
Por supuesto, si las verduras las has cultivado tú, esta receta está infinitamente más rica.”

PD-Pequeño apunte. Se agradecerán, especialmente, las recetas con calabacines. Dada la tremenda productividad de estas plantas, casi tod@s contamos con un excedente considerable y cualquier idea sobre cómo prepararlo de maneras diferentes, serán bienvenidas. J

miércoles, 8 de agosto de 2012

Las recetas son para el verano!! (las bicicletas también :)

Hola huertung@s!!!

Como habéis podido ver nos ha sido complicado actualizar el blog últimamente. Pero eso tiene solución: ya hemos conseguido sacar un hueco para retomarlo!!!

Muy muy pronto empezaremos a colgar una serie de post centrados en qué hacer en la cocina con los abundantes productos de temporada







Os animamos a participar con vuestros propios trucos y recetas :)

SALUD!!!