martes, 26 de febrero de 2013

Jugar sin juguetes

Sin ánimo de demonizar los actuales juegos tecnológicos o los juguetes más novedosos y desarrollados (algunos incluso educativos), lanzamos la siguiente reflexión: ¿Es posible aún jugar sin juguetes?

Probablemente crecimos con aquello de ¿vale que yo soy la madre y tú el sobrino, y tú el abuelo... y que...) y también con lo de (no se asusten!) ¿cuantas cicatrices tienes de este verano?.                                           Y ahora nos dejan fascinados el manejo que los más pequeños muestran con el dvd, el móvil o el ordenador. Pero ¿es esto lo único? ¿están desapareciendo los juegos sin soporte físico? y es más ¿es esto inevitable?
El juego no sólo es útil para entretener y ocupar el tiempo de los más pequeños; es una herramienta de aprendizaje y de relación con la cual desarrollamos, durante toda la vida, la imaginación, la concentración, la empatía, el disfrute y otras muchas habilidades de vital importancia. Por ello consideramos que quizá no debería estar tan sujeto a sólo entretener, al juguete en sí, o a poder o no poder comprar el artilugio de moda.
Ahí van algunas propuestas rescatadas de la memoria que os animamos a practicar con cualquier edad y completar con vuestras sugerencias:
Escondite, personajes, películas, veo-veo, sombras, rayuela, pistas, pañuelo, teléfono "escacharrao", adivinanzas, bote, palabras encadenadas, toma tomate, polis y cacos,  tinieblas, gallinita ciega, mensaje, churro, manualidades, coreografías, imitaciones, juegos de canciones y corros, carreras de sacos, carretillas, etc, etc
Imágenes de Elly MacKay. Fuente

SALUD y ALEGRÍA!



No hay comentarios:

Publicar un comentario