lunes, 13 de mayo de 2013

Cuate! aquí hay...

Ya están plantados los tomates, y si no es así es el momento!! Hoy hablamos sobre su cultivo.
Observando mucho y cuidando un poco de ellos obtendremos unos tomates 10!

Hay un montón de tipos para elegir: Manitu, Raff, Pera, Cherry, Kumatos y demás variedades locales.


Una vez que sepamos qué tipo/s de tomates queremos en nuestros platos los próximos meses, si no hemos generado nuestro propio plantel nos haremos con unos cuantos.

¿Dónde los plantamos? Pues mejor dónde no los hayamos cultivado el año anterior (ya que el cultivo del tomate es exigente en nutrientes y, aunque abonemos, si plantamos siempre en el mismo sitio se lo estaremos poniendo feo al suelo). también tendremos en cuenta las asociaciones favorables y desfavorables: podeos plantar tomates cerca de ajos, zanahorias o apios y preferentemente lejos de  remolachas, acelgas y guisantes.

(Trucos!) En el momento de la plantación podemos introducir unas hojitas de ortiga junto al cepellón, esto potenciará la fuerza de nuestras pequeñas plantas. Además es importante plantar albahacas cerca ya que actúan como insecticidas.


Lo ideal es que el suelo esté bien abonado ya desde el invierno, pero si no es el caso podemos regar al principio con purín de ortigas o gallinacea (proporción de una parte de purín por diez de agua,... que tampoco hay que pasarse!)

Y para que las plantas tengan donde agarrarse les proporcionaremos una estructura para entutorarlos, en este punto es importante que la estructura sea fuerte y que tenga equilibrio, para ello le daremos bastante base (dejaremos separación entre las cañas o palos que van al suelo, y clavaremos estos al suelo todo lo que podamos). Según vayan creciendo los iremos atando a las misma (cuidado! sin asfixiar los tallos)


Siguiente paso: A medida que la planta coja altura y crezca su fuerza es muy importante la poda:
Observaremos a qué altura la planta empieza a echar flor y cortaremos las pequeñas ramas que estén por debajo de las flores, además le quitaremos los chupones. Un chupón es una pequeña hoja que crece en la axila en que se unen varias ramas fuertes o principales. Si dejamos tanto las ramas bajas como los chupones los nutrientes del suelo y el agua también los alimentarán a ellos y el fruto perderá tamaño y calidad.


Las tomateras, aunque son plantas con mucha fuerza, son sensibles a hongos, arañas y gusanos; si os interesa hablaremos de cómo prevenir y combatir plagas en los tomates en un futuro post.      
                           
SALUD y buen gazpacho!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada