lunes, 23 de septiembre de 2013

Contigo pan y...

Esta semana nos ocupamos del cultivo de la cebolla, ya que de nuevo es momento de siembra!!

Se trata de un cultivo sencillo para el que sólo necesitaremos algunas claves fundamentales. Ahí van algunos consejos:

1. Conseguir semilla o plantel de calidad. Podemos extraer la semilla de cebollas que nos hayan parecido especialmente buenas y/o que estén bien aclimatadas a la zona de cultivo; sólo será necesario dejar algunas cebollas espigar (reduciendo el riego y manteniéndolas en la tierra hasta que florezcan, después las secaremos, recogeremos y guardaremos para futuras plantaciones) 



2 - Preparar bien el suelo con azada y rastrillo hasta conseguir que la tierra quede bien suelta. No nos olvidemos que el bulbo crece bajo tierra y si las plantamos en un suelo apelmazado o duro se lo estaremos poniendo más difícil al fruto para que logre crecer.

3 - Regar moderadamente. Necesitarán un riego fuerte el día de la siembra y los 2-3 siguientes para favorecer el enraizado, después podemos distanciarlos tanto en tiempo como en cantidad (con un tubo de goteo para dos hileras será suficiente)


4 - Mantener el suelo libre de malas hierbas. Realizaremos escardas de forma periódica para que las cebollas no se vean obligadas a competir con las plantas silvestres, así aumentará su calidad (y su tamaño!)

5 - Cosechar en función de nuestras necesidades. Si queremos cebollas tiernas o frescas iremos cosechando al ritmo de nuestro propio consumo; pero si tenemos mucha cantidad de cebollas sembradas o si queremos que se mantengan perfectamente para consumirlas semanas o algunos meses después podemos cosecharlas "en seco". Esto último consiste en "pisarlas" o tronchar el tallo y dejarlas en la tierra hasta que el propio tallo se seque, en ese momento las cosecharemos y durarán mucho más. (También ayuda retirar el riego unos días antes de la cosecha cuando el tamaño del bulbo ya es el deseado)

SALUD!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada