lunes, 27 de mayo de 2013

4 formas sencillas de olvidarnos del escarabajo de la patata

¿Alguien ha empezado a ver escarabajo en sus patatas? 
Antes de que cunda el pánico os contamos que si nos ponemos manos a la tierra, no tiene porqué convertirse en plaga. 
¿QUÉ ES?
El escarabajo de la patata es un bicho (un escarbajo, concretamente, jejeje) de color rojizo oscuro, con rayas amarillas, aunque hay que tener en cuenta que hay varias especies.
Pone huevos anaranjados en el envés de las hojas de la planta. Ataca a todas las solanáceas (especialmente patatas, pero también tomates, berenjenas o pimientos)

RECOMENDACIONES 

Os hacemos las siguientes recomendaciones, para que las pongáis en práctica las próximas semanas:
-Eliminar los huevos (aplastándolos).
-Traer mariquitas que se alimentan de las larvas o plantar diversas flores, especialmente crisantemos,  que las atraigan (también hinojo o cilantro).
-Pulverizar esencia de cítricos (cocer unos minutos cáscara de naranja, limón y lima. Dejarlo reposar 24 horas. Colar y pulverizar sobre las plantas).
- Pulverizar Bacilus Turingiensis (está a vuestra disposición en el huerto).
PREVENCIÓN
Para próximos años tened en cuenta la rotación de cultivos (osea poner las patatas en la otra punta del terreno.) y las asociaciones favorables: ahí va un truco que consiste en plantar zanahorias entre las patatas. 
                                    
Con todo esto, esperamos que nuestros pequeños invasores desaparezcan y tengáis cosechas sanas y abundantes. ¡Seguro que si!
SALUD!!


lunes, 20 de mayo de 2013

Crema de acelgas y espinacas ¡¡al estilo mejunje!!


¡Hoy actualizamos el blog con una receta de temporada! Nos la envía Belén Palacios, hortelana ecológica, amiga y también cocinera. 

No perdáis detalle y bon apetit!! (GRACIAS Belén!!)

Se hierven al vapor espinacas y acelgas juntas en la proporción que más 
nos guste, que nos gusta más el sabor de la espinaca, pues, echamos más 
espinacas, que nos gusta más el de las acelgas, pues, más acelgas. 
Sencillo, ¿no?

Sobre la verdura añadimos 2 cucharadas de café de lo que nosotras 
llamamos "mejunje". El menjunje es en realidad un caldo de verduras 
casero que utilizamos para condimentar muchos platos como las lentejas, 
carnes al horno, algunas ensaladas o como base para un caldo.

Una vez hechas se pasan por la batidora. Se puede servir con un toque de 
queso rallado o de sésamo tostado.

Mejunje de verduras


Ingredientes:
400 gr. zanahoria
400 gr. apio
Sal

Estas cantidades se pueden adaptar a las necesidades de cada cual. 
Aparte de zanahoria y apio que siempre hemos utilizado, hemos ido 
añadiendo otras verduras de temporada, evitando siempre cebolla y tomate 
porque creemos que se echa a perder, aunque sí admite tomate seco. 
Además, algo de ajo, perejil y jengibre al gusto.

Lo importante para su conservación es añadir la cantidad justa de sal, 
para lo cual pesamos todos los ingredientes y dividimos el resultado del 
peso total entre 5; esta cantidad resultante será el peso ideal de sal. 
Un ejemplo : todo junto pesa 1200 gr. que dividido entre 5 son 240 gr. . 
Pues, bien, 240 gr. es la cantidad de sal a utilizar.

Modo de realización:
Se colocan todas las verduras con la sal en un bol o cacharro grande 
y, con paciencia y buena música, se pica hasta obtener una pasta. Se 
envasa en frascos de cristal y se deja en la nevera donde se puede 
conservar hasta 6 meses, o más.

Espero que os guste.

SALUD!

lunes, 13 de mayo de 2013

Cuate! aquí hay...

Ya están plantados los tomates, y si no es así es el momento!! Hoy hablamos sobre su cultivo.
Observando mucho y cuidando un poco de ellos obtendremos unos tomates 10!

Hay un montón de tipos para elegir: Manitu, Raff, Pera, Cherry, Kumatos y demás variedades locales.


Una vez que sepamos qué tipo/s de tomates queremos en nuestros platos los próximos meses, si no hemos generado nuestro propio plantel nos haremos con unos cuantos.

¿Dónde los plantamos? Pues mejor dónde no los hayamos cultivado el año anterior (ya que el cultivo del tomate es exigente en nutrientes y, aunque abonemos, si plantamos siempre en el mismo sitio se lo estaremos poniendo feo al suelo). también tendremos en cuenta las asociaciones favorables y desfavorables: podeos plantar tomates cerca de ajos, zanahorias o apios y preferentemente lejos de  remolachas, acelgas y guisantes.

(Trucos!) En el momento de la plantación podemos introducir unas hojitas de ortiga junto al cepellón, esto potenciará la fuerza de nuestras pequeñas plantas. Además es importante plantar albahacas cerca ya que actúan como insecticidas.


Lo ideal es que el suelo esté bien abonado ya desde el invierno, pero si no es el caso podemos regar al principio con purín de ortigas o gallinacea (proporción de una parte de purín por diez de agua,... que tampoco hay que pasarse!)

Y para que las plantas tengan donde agarrarse les proporcionaremos una estructura para entutorarlos, en este punto es importante que la estructura sea fuerte y que tenga equilibrio, para ello le daremos bastante base (dejaremos separación entre las cañas o palos que van al suelo, y clavaremos estos al suelo todo lo que podamos). Según vayan creciendo los iremos atando a las misma (cuidado! sin asfixiar los tallos)


Siguiente paso: A medida que la planta coja altura y crezca su fuerza es muy importante la poda:
Observaremos a qué altura la planta empieza a echar flor y cortaremos las pequeñas ramas que estén por debajo de las flores, además le quitaremos los chupones. Un chupón es una pequeña hoja que crece en la axila en que se unen varias ramas fuertes o principales. Si dejamos tanto las ramas bajas como los chupones los nutrientes del suelo y el agua también los alimentarán a ellos y el fruto perderá tamaño y calidad.


Las tomateras, aunque son plantas con mucha fuerza, son sensibles a hongos, arañas y gusanos; si os interesa hablaremos de cómo prevenir y combatir plagas en los tomates en un futuro post.      
                           
SALUD y buen gazpacho!!